onyar_bodeg-pizza_high-RGB.jpg

Pasta fresca 100% natural y sin aditivos

Nuestra pasta fresca es totalmente natural y no lleva ningún tipo de aditivo. Uno de los procesos que garantizan su calidad es el paso del alimento por el pasteurizador.

En esta imagen podemos ver como uno de los trabajadores del obrador lleva a cabo la selección artesanal de una de nuestras variedades de pasta fresca, las crestas de verduras asadas y queso de cabra, y las coloca dentro del pasteurizador. El tratamiento térmico de la pasteurización, junto con el envasado en atmósfera modificada y el almacenamiento en frío, nos permiten alcanzar y garantizar los niveles de seguridad alimentaria, calidad y vida útil del producto óptimos, sin tener que añadir ningún aditivo. ¡Compruébalo en las etiquetas de nuestros productos!


El proceso de pasteurización


La pasteurización es un proceso térmico que tiene como objetivo reducir la carga microbiana de los alimentos, en este caso de la pasta fresca y, junto con el envasado en atmósfera modificada y el almacenamiento en frío, alarga la vida útil del producto manteniéndo su máxima calidad y seguridad.


Dentro del obrador trabajamos con un túnel de pasteurización en continuo de unos 7,8 metros en total, repartidos en 3 partes:


La primera parte, de 3,3 m, es la zona de entrada de la pasta dentro del túnel de vapor de agua. Un trabajador del obrador, previamente y de forma manual, hace una elección de todo aquellos raviolis que no cumplen con las especificaciones de calidad (tamaño, color, textura, etc.) y los retira del proceso productivo. Los raviolis que son óptimos se colocan a la entrada del pasteurizador.


La segunda parte, de 2,6 m, es la parte de la pasteurización donde está la entrada de vapor de agua y la pasta llega a una temperatura y un tiempo determinado para alcanzar con los niveles de seguridad alimentaria deseados.


La tercera parte, de 1,8 m, es donde se encuentran las resistencias y los ventiladores, y es la zona donde tiene lugar el secado y la salida del producto pasteurizado. Es en este punto donde el trabajador vuelve a tener protagonismo para que de forma rápida y ordenada retira el producto que sale del túnel del pasteurizador y lo coloca en una nueva máquina conocida como abatidores.


El objetivo de la abatidores es bajar la temperatura del producto de forma rápida y evitar pues que este mismo llegue a temperaturas óptimas de crecimiento y desarrollo de microorganismos.


Finalmente, una vez el producto llega a temperatura de +3 Cº, ya entramos en la parte final donde el trabajador envasa la pasta con bolsas en atmósfera modificada, y lo destina a la cámara de producto terminado listo para llegar a las tiendas y los clientes finales mediante un buen control de temperatura de almacenamiento y transporte.




8 vistas
Suscríbete a nuestro blog